Ambito Comercial Tv Diario Digital

Política

La UIF pidió congelar los bienes de los siete iraníes acusados del atentado a la AMIA

La resolución de la Unidad de Información Financiera apunta a los acusados, que forman parte del Registro Público de Personas y Entidades Vinculadas a Actos de Terrorismo instaurado recientemente por el Gobierno

08/08/2019

La Unidad de Información Financiera (UIF) solicitó el congelamiento de bienes y/o dineropor el término de seis meses de los siete iraníes acusados por el atentado en la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994, y sobre los cuales pesan alertas rojas de la Policía Internacional (Interpol).

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral, que entiende en la causa que investiga el atentado en el cual murieron 85 personas y centenares resultaron heridas, deberá determinar si homologa el pedido.

Los acusados sobre quienes aplicaría la medida forman parte del Registro Público de Personas y Entidades Vinculadas a Actos de Terrorismo y su Financiamiento (RePET), y se ampara en el artículo 24 del Decreto 489/2019 -que dispone su creación- firmado por Mauricio Macri en el marco del 25° aniversario del atentado. 

"La República Argentina se ha comprometido a aplicar con eficacia los mecanismos de congelamiento de activos ante sospechas de financiación del terrorismo, incluido el examen de solicitudes de terceros que presenten otros Estados, y a poner a disposición del público sus listas nacionales de congelamiento de activos", se explicó en el considerando de la resolución.

De esta forma, la UIF indica a los sujetos obligados -como lo pueden ser bancos, concesionarias de automóviles, inmobiliarias, por ejemplo- que, si tienen algún bien de estas personas registradas como clientes, tienen que informarlo y proceder a congelar ese activo. La medida se circunscribe a las fronteras nacionales y no implicaría el congelamiento de activos a nivel internacional. 

Moshen Rabbani (NA)

Los siete iraníes acusados son: Ali Akbar Velayati, ministro de Relaciones Exteriores entre 1981 y 1997 y quien puso "a disposición de todos los recursos con los que contaba a los fines del éxito de la operación, a través de la instrumentación del atentado otorgando pasaportes, visas, y cobertura diplomática"; Hadi Soleimanpour, ex embajador de Irán en Argentina, quien "desempeñó un papel preponderante prestando su apoyo y tolerancia en el desarrollo de actividades de inteligencia, las cuales se llevaban a cabo en la propia Embajada Islámica de Irán en Buenos Aires, de la cual era su titular"; Alí Fallahijan, ex ministro de Inteligencia y Seguridad, "habría coordinado determinados aspectos operativos vinculados al atentado contra la sede de la AMIA".