Ambito Comercial Tv Diario Digital

Información General

Recordando al almirante don Guillermo Brown

Este gran marino nació en Foxford, Irlanda, el 22 de junio de 1777. Se hizo a la mar de joven, en búsqueda de un futuro que su tierra natal no le ofrecía. Llegó al Río de la Plata en momentos de agitación e incertidumbre debido a los sucesos de mayo.

03/03/2019




Hacia 1814 es vista la necesidad de comenzar acciones contra el bastión realista de Montevideo, verdadera daga que apuntaba a la ciudad de Buenos Aires. Allí se encontraban buques y marinos que asolaban las costas en manos de los patriotas y que daban lugar a combates como los de San Lorenzo. De la nada, el que luego sería el almirante Brown creó una escuadra y logró llevarla al combate. Se enfrentó en la acción de Martín García con un avezado marino español, el capitán de navío Jacinto de Romarate, al que logra separar de Montevideo mediante un desembarco en la isla de Martín García, indiscutible llave del río. Luego completa el sitio que el general Rondeau se encontraba realizando desde 1812 sin resultado. Esto provoca la salida de la escuadra realista del puerto y su derrota durante las acciones ocurridas entre los días 14 y 17 de mayo de 1814. Privada de su acceso al río, Montevideo cayó en junio de ese año. Esta acción no solo eliminaría la amenaza realista sino que agregaría un necesitado refuerzo en armas y hombres a los ejércitos patriotas. Este triunfo patriota fue tan importante que un hombre de palabras medidas como el general don José de San Martín, en una carta enviada a Tomás Guido, dijo: "Amigo mío: hasta ahora yo no he visto más que proyectos en pequeño, excepto el de Montevideo". Luego se dedica a acciones corsarias en la costa americana del Pacífico, cubriéndose de gloria en el Callao o el combate de Guayaquil. Nuevamente responde al llamado de su patria de elección en los sucesos contra el Imperio del Brasil. Batallas como Colonia del Sacramento, Quilmes o los Pozos muestran un hombre tan valiente que rayaba lo temerario. Su combate más glorioso es el de Juncal, donde destruyó totalmente a la tercera escuadra del Brasil. Siempre estuvo presente cuando la patria lo requirió. Sirvió a la Confederación Argentina cuando potencias extranjeras no quisieron respetar su soberanía. Es durante estos