Ambito Comercial Tv Diario Digital

COLUMNISTAS

TORMENTA SOLAR II

Tormenta Solar: ¿Qué signos nos avisarían? El cielo, de repente, aparece adornado con un gran manto de luces brillantes que oscilan como banderas al viento.

29/08/2017 - COLUMNISTA: DR DANIEL AKERFELD Columna Profesional Economica-Juridica Internacional

 Da igual que no estemos cerca del Polo Norte, donde las auroras suelen ser comunes. Podría tratarse perfectamente de Nueva York, Madrid o Pekín.Uno de los efectos secundarios de una tormenta así podrían ser auroras más cerca de los trópicos. Pasados unos segundos, las bombillas empiezan a parpadear, como si estuvieran a punto de fallar. Después, por un breve instante, brillan con una intensidad inusitada… y se apagan para siempre.¿Qué consecuencias tendría? Un reporte de la NASA, indica que tanto los sistemas eléctricos, la navegación GPS, el transporte áerero, los sistemas financieros y las comunicaciones de emergencia por radio serían interrumpidos. El informe subraya la existencia de dos grandes problemas de fondo: El primero es que las modernas redes eléctricas, diseñadas para operar a voltajes muy altos sobre áreas geográficas muy extensas, resultan especialmente vulnerables a esta clase de tormentas procedentes del Sol. El segundo problema es la interdependencia de estas centrales con los sistemas básicos que garantizan nuestras vidas, como suministro de agua, tratamiento de aguas residuales, transporte de alimentos y mercancías, mercados financieros, red de telecomunicaciones… Muchos aspectos cruciales de nuestra existencia dependen de que no falle el suministro de energía eléctrica.Ni agua ni transporte: irónicamente, y justo al revés de lo que sucede con la mayor parte de los desastres naturales, éste afectaría mucho más a las sociedades más ricas y tecnológicas, y mucho menos a las que se encuentran en vías de desarrollo. Lo primero que escasearía sería el agua potable. Las personas que vivieran en un apartamento alto serían las primeras en quedarse sin agua, ya que no funcionarían las bombas encargadas de impulsarla a los pisos superiores de los edificios. Todos los demás tardarían un día en quedarse sin agua, ya que sin electricidad, una vez se consumiera la de las tuberías, sería imposible bombearla desde pantanos y depósitos. También dejaría de haber transporte eléctrico. Ni trenes, ni metro, lo que dejaría inmovilizadas a millones de personas, y estrangularía una de las principales vías de suministro de alimentos y mercancías a las grandes ciudades.Los grandes hospitales, con sus generadores, podrían seguir dando servicio durante cerca de 72 horas. Después de eso, adiós a la medicina moderna. Y la situación, además, no mejoraría durante meses, quizás años enteros, ya que los transformadores quemados no pueden ser reparados, sólo sustituidos por otros nuevos. Y el número de transformadores de reserva es muy limitado, así como los equipos especializados que se encargan de instalarlos, una tarea que lleva cerca de una semana de trabajo intensivo. Una vez agotados, habría que fabricar todos los demás, y el actual proceso de fabricación de un transformador eléctrico dura casi un año completo.El informe calcula que lo mismo sucedería con los oleoductos de gas natural y combustible, que necesitan energía eléctrica para funcionar. Y en cuanto a las centrales de carbón, quemarían sus reservas de combustible en menos de treinta días. Unas reservas que, al estar paralizado el transporte por la falta de combustible, no podrían ser sustituidas. Y tampoco las centrales nucleares serían una solución, ya que están programadas para desconectarse automáticamente en cuanto se produzca una avería importante el las redes eléctricas y no volver a funcionar hasta que la electricidad se restablezca.Sin calefacción ni refrigeración, la gente empezaría a morir en cuestión de días. Entre las primeras víctimas, todas aquellas personas cuya vida dependa de un tratamiento médico o del suministro regular de sustancias como la insulina.Guía de supervivencia ante una tormenta solar.Debes…
  1. Tener guardados alimentos en conserva.
  2. Tener varias botellas de agua de reserva.
  3. Tener una linterna con pilas, o también velas.
  4. Tener presente que las ciudades serán un caos, y por tanto será necesario salir de ellas e identificar lugares en el campo donde haya agricultura y agua para acudir y alojarse.
  5. Tener medios de transporte como bicicletas para poderse mover si no funcionan los coches.
  6. Investigar cómo proteger los aparatos eléctricos importantes y útiles creando cajas de Faraday bajo tierra, para cuando pase la tormenta.
  7. Equiparse con material de supervivencia básico:
  • Una cuchilla, una navaja o unas tijeras.
  • Fósforos o encendedores.
  • Bolsas de plástico.
  • Medicinas básicas como antibióticos, pomadas, etc.
Decálogo de la Asoc. Española de Protección Civil para los Eventos Climáticos Severos y la Prevención Nuclear.(Nota: versión íntegra del folleto de autoprotección familiar resumido y divulgado en Europa Press y otros medios).La Asociación Española de Protección Civil para los Eventos Climáticos Severos y la Prevención Nuclear, formula estas diez recomendaciones básicas para una sencilla preparación familiar en caso de tormenta solar severa (tormenta geomagnética); útiles también, en definitiva, para mejorar la capacidad de respuesta familiar ante otros riesgos severos de distinta índole.1- Verificar con calma la concreta situación que nos afecta.Ante todo conservar la calma y proceder con tranquilidad a verificar que realmente se ha producido de un apagón generalizado a todos los niveles (4 factores a comprobar: a- electricidad doméstica, b-telefonía móvil, c-emisoras de radio y d- internet) y no de una interrupción puntual por otra causa distinta: un apagón normal de corriente doméstica en el barrio que no afectará, por ejemplo, al funcionamiento normal de la telefonía móvil o las antenas de radio; un problema técnico de tu operadora móvil que no afectará, por tanto, a la iluminación de tu cocina…etc.Una tormenta solar, incluso una severa, no tiene por qué dar lugar necesariametne a un colapso y, de hecho, puede limitarse a dar lugar a otros efectos “menores”, en tanto que sin apenas consecuencias directas en nuestro día a día (ejemplo. apagones de radio o tormenta de radiación ya en la estratosfera).Afortunadamente nuestra atmósfera y magnetosfera nos protegen las 24 horas del día.De hecho, puede que incluso de haberse producido un efecto electromagnético realmente severo que consiga alcanzar la superficie de la tierra y produzca alguna distorsión eléctrica éste se produzca en latitudes mucho más al norte de nuestro país.O que incluso de llegar a afectarnos, cosa nada fácil, tan sólo afecte alguna región localizada de nuestra redes y que el resto no se vea afectad en cascada tampoco. Esto es exáctamente lo que sucedió, por ejemplo, con la conocida tormenta geomagnética de Quebec, Canadá, en 1989, que es cierto que dejó sin fluido eléctrico hasta a 6 millones de personas durante casi 24 horas, pero no afectó al resto del país desde dónde se movilizó inmediatamente la asistencia a la población y los medios para la reparación de la red dañada.En definitiva: incluso con una tormenta geomagnética severa la situación y afectación de infraestructuras puede variar dependiendo de la combinación de distintos factores geomagnéticos, y es necesario determinar con toda serenidad, y certeza, el concreto escenario en el que nos vemos inmersos.2- Plan familiar preestablecido.De modo que permanecer tranquilamente en casa a la espera de asistencia exterior – o valorar que ésta no llegará a corto plazo- será la primera decisión.Para ello, en toda circunstancia, hay que sintonizar la radio y seguir al tanto de las noticias que puedan llegar así como de las indicaciones de las autoridades y Protección Civil, que en caso de emergencias emiten en todas las frecuencias.Como pauta general, si tras las primeras 72 horas tras el evento no hay signos de recuperación – no llega asistencia alguna, ni hay noticias por radio/internet ni nadie sabe nada -, significa que el impacto en las infraestructuras nacionales ha podido ser severo y de amplio alcance geográfico (indeterminado, en todo caso) y es recomendable reunir a nuestros familiares y dirigirse hacia alguna zona menos poblada y más al sur, donde la red ha podido resultar menos afectada.En particular, si además de a los cuatro vectores antes aludidos se ha afectado, adicionalmente, a nuestros vehículos y otros aparatos eléctrónicos independientes como baterías de portátiles o transistores a pilas el carácter de la disrupción electromagnética habrá sido particularmente severo. No estaríamos entonces ante ningún escenario Quebec y en ese caso  mejor partir lo antes posible. En todo caso algo así nunca se ha verificado, y es sólo una teorización.Pero si se vive en las inmediaciones de una infraestructura crítica sensible a lo que hay que estar pendiente siempre es a lo establecido en su plan de emergencia y a las indicaciones de protección civil sobre el concreto modo de actuar y de valorar la situación en esa zona.Sea como sea las llamadas para contactar con otros de nuestros seres queridos y valorar familiarmente la situación tampoco funcionarían. Es necesario tener previamente establecido familiarmente un par de sencillas pautas para la reagrupación familiar desde las primeras horas del escenario y dirigirse juntos tras las primeras 72 horas a algún lugar seguro de referencia fuera de la ciudad – y a una distancia prudente de otras instalaciones críticas sensibles -.Es importante que ese plan sea comentado de vez en cuando entre los miembros de la familia para recordarlo y todos sepan a donde dirigirse para el reagrupamiento inicial y el desplazamiento posterior de ser necesario.Es importante que el desplazamiento hasta dicho lugar se produzca siempre con toda normalidad y observancia de las normas de circulación. Con más prudencia en realidad: hay que prestar especial atención a cortes y obstáculos imprevistos, o semáforos y otros elementos de señalización electrónica que han podido dejar de funcionar.Es importante prestar especial atención a todo lo relativo al acompañamiento de menores, familiares con alguna discapacidad o que requieran de alguna atención especial y ancianos de avanzada edad.Es importante disponer de cosas como un mapa de carreteras al uso y bicicletas (en portabicicletas, p. ejemplo) que pueden resultar de utilidad. Pulsa para ampliarEs importante que para poder realizar dicho desplazamiento en condicines adecuadas hayamos preparado antes los recursos básicos que nos permitan estar en unas condiciones adecuadas; algunos recursos quedarán en el lugar de destino y otras las tendremos en casa directamente a mano. Un ejemplo sencillo de las cosas para tener a mano son las mochilas listas para salir recomendadas a los ciudadanos por el programa “Prepárate Madrid” del ayuntamiento de la capital.